Por el precio de un conejo

 

A mediados del pasado diciembre Elentir me conminaba a escribir sobre un meme: elegir tres gastos superfluos, no esenciales, del estado expañol que tú eliminarías para potenciar la actividad comercial o simplemente poder llegar a fin de mes porque no pagarías sus impuestos correspondientes. Esto viene a raíz de las últimas ‘recomendaciones’ de nuestro gobierno de cara a las Navidades.

Como uno no se achanta con los retos que le lanzan, aquí está mi respuesta. Mejor tarde que nunca, ¿no? Es una buena forma de empezar el año cumpliendo con los compromisos pendientes.

Me gustaría empezar acudiendo a los clásicos:

– Y a continuación -seguí-, compara con la siguiente escena el estado en que, con respecto a la educación o a la falta de ella, se halla nuestra naturaleza.
Imagina una especie de cavernosa vivienda subterránea provista de una larga entrada, abierta a la luz, que se extiende a lo ancho de toda la caverna, y unos hombres que están en ella desde niños, atados por las piernas y el cuello, de modo que tengan que estarse quietos y mirar únicamente hacia adelante, pues las ligaduras les impiden volver la cabeza; detrás de ellos, la luz de un fuego que arde algo lejos y en plano superior, y entre el fuego y los encadenados, un camino situado en alto, a lo largo del cual suponte que ha sido construido un tabiquillo parecido a las mamparas que se alzan entre los titiriteros y el público, por encima de las cuales exhiben aquellos sus maravillas.

– Ya lo veo-dijo.

– Pues bien, ve ahora, a lo largo de esa paredilla, unos hombres que transportan toda clase de objetos, cuya altura sobrepasa la de la pared, y estatuas de hombres o animales hechas de piedra y de madera y de toda clase de materias; entre estos portadores habrá, como es natural, unos que vayan hablando y otros que estén callados.

La República, Libro VII (514a-515a), de Platón

¿Por qué acudir a un texto de hace 2.400 años? Porque en cuestiones de política comparto la opinión de Whitehead cuando decía que “toda la historia de la filosofía no es más que un conjunto de notas a pie de página de la obra de Platón“.

Esto del conejo no es más que una sombra en la pared. Como sombras son las polémicas leyes aprobadas en estos tres años, lo mismo que la estalinista EpC, la ley del canon digital, la memoria histórica o el cambio climático de origen antropogénico. Nos quedamos pasmados ante las sombras como si fueran la realidad última, sin darnos cuenta de que otros son quienes manejan los hilos que las provocan y lo que está detrás de este teatro figurado y figurativo.

Los gastos superfluos son sombras de un gobierno dilapidador del bien público. Eliminarlos son un paso necesario, imprescindible, pero no suficiente.

¿Qué gastos estatales eliminaría en este mismo momento (y si fuere posible también con carácter retroactivo) por considerar que son superfluos, cuando no absolutamente injustos y un tema urgente de salud democrática?

  1. El primero de todos las subvenciones a los partidos políticos y sindicatos. Que se financien con las cuotas de sus afiliados (si es que los tienen) o con una casilla en el IRPF. Por supuesto, esta medida debería venir asociada a un control mucho más riguroso de los sistemas de “financiación” estas entidades.
  2. Las pensiones millonarias para los ex-presidentes del gobierno y de las comunidades autónomas, para los ex-diputados y ex-senadores. Por poner un ejemplo, es indigno que alguien que ha ‘trabajado’ 7 años como diputado tras acabar su etapa ya pueda cobrar una pensión vitalicia por el 80% del salario que le pagábamos (el 100% del mismo si ha sido diputado durante 11 años). Los ciudadanos de a pie hemos de trabajar y cotizar durante 35 años. Lo único que pido es que se rija por la misma ley, sin excepciones, por la que nos regimos los contribuyentes.
  3. Eliminar de raíz todas las subvenciones que contribuyan al abandono de actividades productivas: el “te pago para que no siembres o pesques, para que arranques viñedos u olivos y tires la leche de tus vacas al mar”. (De esto y de la PAC ya hablaremos otro día).

Los gastos superfluos son parte del problema, el primero de los escollos. Es necesario valorarlos y eliminarlos. Después deberíamos pasar a controlar los gastos esenciales, los necesarios, y no desperdiciar recursos inadecuados.  El siguiente paso debería ser el cálculo adecuado de los niveles funcionariales de este país y la duplicación, o triplicación, de competencias. Esto supondría, automáticamente, una reducción radical en el gasto público, que debería verse repercutido en los impuestos que pagamos.

Posteriormente deberían ser evaluados en su justa medida los impuestos que nos obligan a pagar a papá estado. Por supuesto no defiendo la eliminación de los impuestos, sino su aplicación racional y razonable, no el expolio al que nos vemos sometidos a diario en este país los ciudadanos, cuando no el robo estatalista a golpe de Real -o republicano- Decreto ley.

¿Crees que los que están así han visto otra cosa de sí mismos o de sus compañeros sino las sombras proyectadas por el fuego sobre la parte de la caverna que está frente a ellos? […]

– Entonces no hay duda-dije yo-de que los tales no tendrán por real ninguna otra cosa más que las sombras de los objetos fabricados.

La República, Libro VII (515a, 515c), de Platón

Tan acostumbrados estamos a ser esclavos que nos cuesta, incluso, pensar que hacer las cosas de otro modo es posible, que ser gobernados de otra forma puede hacerse, que vivir de otra manera es necesario.

– Examina, pues -dije-, qué pasaría si fueran liberados de sus cadenas y curados de su ignorancia, y si, conforme a naturaleza, les ocurriera lo siguiente. Cuando uno de ellos fuera desatado y obligado a levantarse súbitamente y a volver el cuello y a andar y a mirar a la luz, y cuando, al hacer todo esto, sintiera dolor y, por causa de las chiribitas, no fuera capaz de ver aquellos objetos cuyas sombras veía antes, ¿qué crees que contestaría si le dijera a alguien que antes no veía más que sombras inanes y que es ahora cuando, hallándose más cerca de la realidad y vuelto de cara a objetos más reales, goza de una visión más verdadera, y si fuera mostrándole los objetos que pasan y obligándole a contestar a sus preguntas acerca de qué es cada uno de ellos? ¿No crees que estaría perplejo y que lo que antes había contemplado le parecería más verdadero que lo que entonces se le mostraba? […]

Y si se lo llevaran de allí a la fuerza -dije-, obligándole a recorrer la áspera y escarpada subida, y no le dejaran antes de haberle arrastrado hasta la luz del sol, ¿no crees que sufriría y llevaría a mal el ser arrastrado, y que, una vez llegado a la luz, tendría los ojos tan llenos de ella que no sería capaz de ver ni una sola de las cosas a las que ahora llamamos verdaderas?

– No, no sería capaz -dijo-, al menos por el momento.

– Necesitaría acostumbrarse, creo yo, para poder llegar a ver las cosas de arriba.

Pero es necesario acostumbrarse, educarse, arriesgarse, romper esquemas, para ser consciente que tras las sombras se esconden los ‘engañadores’, y que la realidad es otra. El que se queda observando los reflejos de la pared sigue encadenado, esclavo, estafado…

– Ahora fíjate en esto -dije-: si, vuelto el tal allá abajo, ocupase de nuevo el mismo asiento, ¿no crees que se le llenarían los ojos de tinieblas, como a quien deja súbitamente la luz del sol?

– Ciertamente -dijo.

– Y si tuviese que competir de nuevo con los que habían permanecido constantemente encadenados, opinando acerca de las sombras aquellas que, por no habérsele asentado todavía los ojos, ve con dificultad -y no sería muy corto el tiempo que necesitara para acostumbrarse-, ¿no daría que reír y no se diría de él que, por haber subido arriba, ha vuelto con los ojos estropeados, y que no vale la pena ni aun de intentar una semejante ascensión? ¿Y no matarían; si encontraban manera de echarle mano y matarle, a quien intentara desatarles y hacerles subir?

La República, Libro VII (516e, 517a), de Platón

El compromiso de quien se da cuenta de que las cosas son distintas, que la realidad es otra, necesariamente pasa por regresar a la caverna y contarlo al resto, explicarles el error, hablarles de que otra forma de hacer las cosas es posible y real de verdad. No es un tema de mesianismos, sino el compromiso del humano con sus semejantes, con sus hermanos de cadenas. Platón no oculta las consecuencias que traerá esta tarea, que suelen ser las mismas a lo largo de la historia del hombre sobre la tierra.

Lo dicho, el tan traído y llevado conejo no es más que la sombra que otro proyecta. Y en estos casos, como en los trucos de los prestidigitadores, lo importante no es seguir la distracción propuesta, sino las manos del mago que trata de ocultar ante nuestros ojos o darnos el cambiazo para hacernos creer que la realidad es otra muy distinta a la que dicta nuestra razón y el sentido común.

Por cierto, que los clásicos han escrito largo y tendido de las consecuencias que provoca en una democracia la decadencia y el manoseo de los políticos.
Le aconsejo a nuestro gobierno una lectura detallada de dichos textos, antes de que sea peor.

8 Responses to “Por el precio de un conejo”


  1. 1 Elentir enero 2, 2008 a las 11:31 am

    ¡Carais! Tú sí que elaboras los memes.🙂 A este paso acabarás haciéndole la competencia a César Vidal, vaya “peazo” artículo. Enhorabuena, eres el que más se ha currado la respuesta. Y además, acudiendo a Platón: “chapó”.😉

  2. 2 Hartos de ZPorky enero 2, 2008 a las 12:02 pm

    No vuelvo a hacer un meme en mi vida… Para enmarcar.

  3. 3 Valea enero 2, 2008 a las 2:22 pm

    Elentir, gracias a ti por el meme. Hecho está, aunque con más retraso del que hubiere querido😀

    HdZP, no digas esas cosas, que me sacas los colores. Mil gracias por tus palabras.:mrgreen:

  4. 4 Hilarion enero 2, 2008 a las 7:11 pm

    Ya dije por algún lado que una de las ventajas de no tener blog -ni pienos tenerlo- es que te libras de que te manden un meme de estos. No obstante creo que te has lucido. Yo, por ejemplo, casi ni me acordaba de la existencia de La República de Platón (joer, voy a darme prisa que se me llena esto de copos de nieve) así que como para acordarme de donde mirar para encontrar los párrafos que me vinieran bien. Me lo tendría que leer entero y es demasiado para mi pereza.

    En la lista de gastos superfluos yo incluiría los que con tanta generosidad acomete nuestro ínclito Z cada vez que va a alguna parte y se encuentra con el perceptor ideal: un jerifalte de la ONU, un dirigente de país tercemundista, una causa peregrina … Ahí incluyo las donaciones a La Alianza de las Civilizaciones, a las cuentas de cualquier apostol del Cambio Climático, las condonaciones de la deuda a cualquier país ….

    También incluiría el gasto que supone RTVE. Una vez oí que la deuda de la cosa serviría, por ejemplo, para pagar la subvención a la minería del carbón durante muchos años (no pongo este ejemplo porque esté de acuerdo con dicha subvención, sino porque es cuantiosísima y sirve para hacerse idea de la magnitud del pufo de la RTVE)

    Y qué decir de nuestra aportación económica a la ONU, practicamente a la par de la canadiense que es la séptima contribuyente en importancia. Parecemos ricos ¿no?

  5. 5 Elentir enero 2, 2008 a las 9:55 pm

    Oye, Valea, abrígate: ¡está nevando en tu blog!😀

    Te ha quedado muy chulo.😉

  6. 6 Schwan enero 2, 2008 a las 10:51 pm

    ¡Genial el meme, Valea! Eso es currarselo, vaya que sí.

    Completamente de acuerdo con tu elección de gastos. Y, además, justificar el porqué con las citas de Platón ha sido definitivo.

  7. 7 El Cerrajero enero 4, 2008 a las 9:52 pm

    El que está aconejado es el (des)gobierno del P$o€ ¿o es acojonado? xD

  8. 8 Valea enero 5, 2008 a las 12:20 pm

    Hilarion, pero hay memes muy interesantes, y éste lo era…😀
    Y sí, a ver si usted se nos anima a abrir un espacio en la blogocosa. Éste está abierto a ti siempre que desees publicar algo, desde luego. Pero, sinceramente, con lo activo que eres en la participación y comentarios, y el nivel de los mismos, un blog tuyo sería la caña…:mrgreen:

    Elentir, la nevada es uno de los extras que ha incluido wordpress estas navidades. Lo descubrí tarde, y sólo ha estado activo hasta el pasado día 2. A ver si se animan y meten más cositas, porque limitan una barbaridad (ni javascript nos dejan)… De hecho, he estado haciendo pruebas en un servidor distinto instalando el wordpress para ver qué libertad proporciona. Es la caña, pero en el tema de estadísticas no he encontrado ningún plugin medianamente decente…

    Schwan, uy, y porque sólo me dejaban poner tres gastos, pero es que tenemos tantísimos que la lista seguiría…

    Cerrajero, ambas dos, y muchas muchas más… ellos son así, no lo pueden evitar:mrgreen:


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Una Palabra Tuya…

Dime, por favor, tu nombre.

¿Para qué me preguntas por mi nombre?

Twittrssel

RSS Feed desconocido

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Y por meses…

enero 2008
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Palabras de apoyo…



NEVER SURRENDER!!!


¡Memoria, Dignidad y Justicia!




A %d blogueros les gusta esto: