Acerca de lo obsceno…

Esta tarde llegaba a casa después del trabajo. Introduje la llave y giré la primera cerradura, cambié de llave y abrí la segunda. Cerré la puerta y dejé sobre la mesa del salón todo aquello que llevaba en mis bolsillos: las llaves, la cartera, el móvil… Colgué mi americana de pana gris en el perchero y pasé a la cocina a tomar un vaso de agua bien fría. Me senté en el sillón del salón y encendí la televisión con el mando a distancia. Durante casi dos años este aparato fue desterrado de mi vida y por involuntarias causas del destino hace un par de meses ha vuelto a ocupar un sitio en mi hogar. Aún así, poca electricidad consume (para regocijo del Al Gore y sus nuevos pseudoprofetas del apocalipsis), la verdad. Se pasa días y días sin ser siquiera conectado.

Pero, como digo, hoy me derramé en el sofá, atrapé el mando y fuí cambiando de canal. Me detuve en la CNN y allí  me quedé, aunque estaban hablando del tiempo que iba a hacer mañana en la costa este estadounidense, que mira tú qué me importará a mí. De vez en cuando dejo encendida esta cadena para tratar, en un intento vano e inútil, desoxidar mi pobre y balbuceante inglés.

Sin apenas ser consciente los locutores, él y ella, borraron la sonrisa de sus caras y saltaron a la que parece ser la noticia estrella, desde hace un par de días, en todos los noticiarios mundiales: la orgía de sangre en la Universidad de Virginia Tech, en la que un estudiante arrancó la vida a 32 compañeros y terminó suicidándose (¿por qué nunca empezarán por lo que siempre dejan para el final?).

No, no voy a entrar en la locura de este tipo de sucesos en un país que se supone civilizado, ni en el control en la posesión de las armas, ni en la oportunidad de las “free gun zones” (zonas libres de armas)… Llevo días dándole vueltas, pero no es el momento.

Retomo el informativo de la CNN. En ella proyectan una serie de vídeos que el psicópata de turno habría grabado entre tiro y tiro, que envió a la cadena NBC. Como las incoherentes y paranoicas palabras no se entendían del todo bien, el vídeo estaba subtitulado, para no perder detalle. Y por razones -supongo- de esa extraña y norteamericana moral de lo políticamente correcto los ‘tacos’ eran sustituídos por un púdico piiiiiiiiii y la palabra malsonante por un f**k. No importaba la violencia de esas expresiones, nada importaba sacar imágenes de cadáveres, de policías portando heridos que se desangraban sobre el césped. Como nada importa mostrar a diario el rostro más duro de la violencia sin atender a la hora de emisión. Continuamente nuestras pobres retinas son atacadas por imágenes de cadáveres en Oriente Medio, autobuses que han hecho saltar por los aires los fanáticos de siempre, bombardeos en ciudades, policías y delincuentes que se abaten a tiros mutuamente, locos que degüellan a periodistas y ciudadanos ante las cámaras, palizas entre adolescentes. Y todo ello sin entrar a tratar las llamadas películas de acción.

Me asaltaba la duda… ¿qué es realmente lo obsceno? ¿Qué contenido es realmente más censurable? ¿Es más obsceno ese mother f****r escupido entre dientes que la escena real de una persecución en una autopista que termina cuando le saltan la tapa de los sesos al delincuente huído? ¿Es más obsceno eso que contemplar a un grupo de judíos ortodoxos enfundados en unos monos amarillos recoger en bolsas los restos de las víctimas que acaban de ser voladas por los aires en Tel Aviv mientras se tomaban plácidamente un té moruno en una cafetería? ¿Son más obscenas esas palabras que el respeto debido a la imagen de alguien que siente y sufre que la vida se le escapa entre las manos sin poder evitarlo, que el sufrimiento de una madre que ha perdido a aquel que llevó nueve meses dentro porque otro pensó que debía morir? ¿Qué es realmente lo obsceno?

Apagué la televisión con una desazón interior y salí a la terraza en busca de un aire que el salón parecía no poseer. La noche ya se nos estaba echando encima, y desde allá arriba una luna en menguante ínfimo me sonreía burlona, hermosa, enigmática, con una mueca de pálida feminidad. Junto a ella mi favorita, Venus, el lucero de la tarde, la estrella de la mañana, brillante, solemne, con su intenso brillo azulado. Ella marca cuándo el día ha finalizado o, más bien, cuándo ha comenzado una nueva jornada. Me apoyé en la barandilla, sintiendo el roce de las plantas que hace semanas empezaron a dejar brotar su nueva vida. La naturaleza sí sabe ocultar lo obsceno o, al menos, aquello que ha de ser vivido en la intimidad personal.

5 Responses to “Acerca de lo obsceno…”


  1. 1 Mery White abril 20, 2007 a las 1:41 am

    Lo obsceno es lo que ataca el pudor. El pudor el la modestia, el recato… cosas tan subjetivas, tan personales, tan de cada cual, que la conclusión es que lo obsceno lo defines tú. Esa es la razón por la que no hay autoridad que pueda regularlo excepto tú, con el botón on/off del mando.
    Mi compañero de despacho al volver de una misión en Perú (evalúa proyectos de ayuda al desarrollo) me explicaba cuál fue su desconcierto al comprobar que en la aldea perdida en lo más recóndito, la gente no tenía pudor respecto a lo más personal que hace la persona: nacer y morir. Todos estaban delante cuando la abuela moría, y lo veían con la misma naturalidad con que miraban sin pasmo ni aspaviento cómo daba a luz la madre, o la hermana, quien tampoco sentía pudor alguno de estar ahi apretando y aguantando el dolor.
    La desnudez, la violencia, el sexo, las emociones… los seres humanos tenemos pudor porque hay cosas que deben permanecer en la intimidad, como es natural, pero creo que la solución es que naturalmente te alejes de lo que te rasca o te hiere. Lo otro es de masocas…

  2. 2 Valea abril 20, 2007 a las 7:49 am

    En este caso, Mery, es la televisión quién obedeciendo a no-sé-qué normas no escritas decide qué es lo obsceno y qué ha de suprimir. Ojo, suprimir sin suprimir, porque a pesar del piiiiiiii y de los asteriscos de marras en las palabras que consideran malsonantes todo el mundo es capaz de saber qué se está diciendo…

    A lo que voy es cómo se puede considerar obscenas determinadas cosas sin importancia mientras se recrean en la verdadera obscenidad

  3. 3 eos abril 20, 2007 a las 11:35 pm

    La naturaleza es sabia.
    La mejor televisión es la que no funciona😉

  4. 4 Valea abril 21, 2007 a las 3:25 pm

    Eos, totalmente de acuerdo con que la mejor televisión es aquella que está apagada😀

    EL problema que se me plantea es que este fenómeno de lo políticamente correcto de “perfil bajo” está calando en todas las esferas de la vida, ya ha salido de la pequeña pantalla y parece ir infectando las distintas facetas de lo público.

    Está prohibido decir ciertas cosas mientras otras se extienden con un descaro exagerado.

    Lo más terrible, al menos para un servidor, es que se pone el acento en lo secundario mientras lo principal queda relegado a las cunetas de la historia.

  5. 5 Mary White abril 24, 2007 a las 10:55 pm

    Pero, lo cierto es que, aunque EOS tiene razón, y podemos elucubrar mil argumentos acerca de qué es o no obsceno y quien dicta el criterio… NO HAY COJONES DE TIRAR LA TELE POR LA VENTANA.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Una Palabra Tuya…

Dime, por favor, tu nombre.

¿Para qué me preguntas por mi nombre?

Twittrssel

  • @gaceta_es La razón se perdió desde el mismo momento en el que se aceptó cambiar Vascongadas por País Vasco... 2 hours ago
  • Y eso que los profesores trabajan gratis,como los proveedores de los comedores, la luz, el agua,la limpieza, el man… twitter.com/i/web/status/8… 2 hours ago
  • Yo también quiero educación y sanidad gratis, estoy harto de pagar tantos impuestos para mantenerlas... 2 hours ago

Y por meses…

abril 2007
L M X J V S D
    May »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Palabras de apoyo…



NEVER SURRENDER!!!


¡Memoria, Dignidad y Justicia!




A %d blogueros les gusta esto: